El Diario que llega a Todos

.

Clima

“Hay que hablar más de ideas, menos de las cosas, y nada de los hombres” *Por Pablo Menéndez


“Hay que hablar más de ideas, menos de las cosas, y nada de los hombres” *Por Pablo Menéndez
Reading Time: 3 minutes

Por Pablo Menéndez-. Se avecinan tiempos difíciles, diría el genial Juan Baglietto,  y fundamento esta frase, por todo lo que ocurre día tras día. Un gobierno desconcertado. Con medidas que anunciaron que ni saben como llevarlas a cabo, y lo que es peor es aún es que no creen en el programa lanzado el último miércoles. Ante este panorama, es necesario volver a repensar que queremos para nuestras vidas. Y ante esto tenemos una clase política que se divorcia de la sociedad. Ideas pocas, peleas muchas, y las chicanas, ni hablar, ocupa el primer lugar de la lista de todos los dirigentes políticos.

Perón, en una entrevista de esas geniales que se le hicieran, y ante la pregunta del interlocutor, sobre una situación determinada, le respondió “hay que hablar más de ideas, menos de las cosas, y nada de los hombres”, pareciera que muchos no interpretaron esa frase, o directamente no la leyeron. No sólo Perón, hacia referencia de la palabra clave “Ideas”, Alfonsín, en su momento, también dijo algo semejante, cuando declaró “Sigan a las ideas, no sigan a los hombres, fue y es siempre mi mensaje a los jóvenes. Los hombres pasan, las ideas quedan y se transforman en antorchas que mantienen viva a la política democrática.”.

Estos dos grandes lideres, planteaban en el fondo algo tan necesario y prioritario como debatir ideas, exponer proyectos, hablar de lo colectivo sobre lo individual, encontrar los canales de comunicación, y a través de estos caminos, converger en acuerdos, y soluciones para una sociedad que mira, y espera que los actores políticos estén a la altura de lo que representan, si esto no es así volveremos a estar en serios problemas.

Ortega y Gasset, planteaba, “mientras el tigre no puede dejar de ser tigre, no puede destigrarse, el hombre vive en riesgo permanente de deshumanizarse”., esta idea primaria del filosofo español, nos interpela como individuo de una sociedad, que papel cumplimos en esta vida, el filosofo español, profundizaba la cuestión cuando reflexionaba “el animal es pura alteración. No puede ensimismarse”. Ensimismarse esa hermosa herramienta que tenemos los hombres, y mujeres para revisarnos nuestros actos, y las consecuencias que conlleva.

Es necesario siempre tener una mirada retroactiva de las acciones que hacemos, nos mejora como persona, y nos hace humano, y más aún cuando se ocupa lugares que afectan o benefician a un otro. La idea de participar en política, desde el lugar que ocupa cada uno, aportar poco, o mucho, pero siempre con un respeto a las instituciones, y  ante todo a la sociedad que los elige, y nos pone en ese lugar, el pueblo es el único soberano, y ante él uno debe responder. Y como se logra, es a través de las ideas, de los proyectos, es más difícil, claro que si, es mucho más fácil, la chicana, la desacreditación, o el juzgar la actuación del otro, sin embargo ese tipo de modalidad es lo que aleja de la política al transeúnte, al ciudadano, y por ende, le da la justificación de que la participación y el compromiso sea cada vez menor.

Es por eso que citaba a Perón, y a Alfonsín, en mi primer párrafo donde nos dejan el legado de las ideas, lugar que único para generar soluciones, y también cité a Ortega y Gasset, porque es casi una necesidad de repensarnos, reinventarnos,  y sobre todo tengamos en cuenta que “las palabras que no van seguidas de hechos, no valen nada”. (Esopo). El camino de la credibilidad, de que la sociedad miren con otros ojos a la política, es, justamente, el de ver y escuchar a nuestros representantes, hablando, y debatiendo proyectos, estrategias, e ideas, lo demás es distanciarse, aún más, de la sociedad, cada uno sabrá que hacer, pero una vez, aunque sea una vez, probemos de hablar de ideas, por ahí tenemos otro resultado.

 

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 90.00% ( 1
votes )